Portada » Blog » ¿Cuándo aplicar frío o calor en una lesión?

¿Cuándo aplicar frío o calor en una lesión?

Medico de Familia. Especialista en Medicina del Deporte. | Web | + posts
frío o calor en una lesión

¿Te lesionaste luego de ejercitar y no sabes que ponerte?. Seguramente ya le has preguntado a varias personas si ponerte frío o calor en una lesión, y como sus respuestas no coincidían, decidiste buscarlo en internet para ver qué hacer.

[email protected] en esta nota te explico con detalle cuál debes utilizar.

frío o calor en una lesión

Frío y calor son 2 de las terapias más utilizadas para disminuir la inflamación y dolor producto de lesiones musculares y articulares. Pese a esto, muchas personas no tienen claro cual utilizar.

Ambas pueden funcionar pero es importante que conozcas cuándo utilizar cada una de estas terapias y frente a que tipo de lesiones son más efectivas.

La aplicación de frío o calor en una lesión depende en lineas generales depende del tiempo transcurrido y del tipo de lesión.

¿Cuándo aplicar frío (crioterapia)?

Durante las primeras 48 a 72 horas (fase aguda) es recomendable utilizar frío ya que ofrece las siguientes ventajas:

  • Genera vasoconstricción (cierra los vasos sanguíneos). Esto reduce el flujo de sangre hacia la zona afectada por lo que colabora en disminuir la inflamación y dolor (analgésico).
  • Evita que lleguen de manera abrupta al lugar de la lesión muchas «células de la inflamación» y aumente el proceso inflamatorio más de lo necesario. Si bien estas células sirven para la reparación del tejido afectado, el exceso no favorece el proceso de recuperación.
  • Disminuye la velocidad de conducción nerviosa, mejorando el dolor.

¿En qué lesiones es mejor utilizar frío?

  1. Desgarros, distensiones, espasmos (calambres) y sobrecargas musculares.
  2. Contusiones (golpes).
  3. Tendinopatías.
  4. Esguinces y luxaciones articulares.
  5. Bursitis (inflamación de bolsas con liquido articular).

¿Cómo aplicar frío en una lesión?

frío o calor en una lesión
  • No coloques hielo directamente sobre la piel ya que puede sufrir una quemadura por frío dado que la sensibilidad esta disminuida. <puedes envolverlo en una toalla o trapo para proteger la piel.
  • Aplícalo de 10 a 15 minutos de forma discontinua, 4 veces al día. Es importante no excederse de este tiempo ya que si la piel se enfría demasiado, tu organismo se defenderá enviando más sangre a la zona lesionada (efecto rebote) y esto perjudicará la pronta recuperación.
  • Es importante no sobrepasar este tiempo para evitar el “efecto rebote”. Este se da cuando la temperatura de la piel baja en exceso y el cuerpo provoca una vasodilatación para que llegue más sangre a fin de subir la temperatura de la zona y así evitar la quemadura por frío. Esto supondría el efecto contrario al deseado.
  • No es conveniente utilizarlo más de 72 horas.

Frío superficial y profundo

Para aplicar frío a nivel superficial (piel, músculos y articulaciones) puedes utilizar toallas o compresas frías, aerosoles refrigerantes, agua fría. A nivel profundo hasta hueso): bolsas de hielo, cold packs, criomasaje (masaje con hielo) o inmersión en agua helada.

¿Contraindicaciones de terapias con frío (crioterapia)?

  • En heridas abiertas, infectadas o hemorragia.
  • Sensibilidad elevada al frío.
  • Alteraciones de la circulación como el sindrome de Raynaud.
  • Diabetes mal controlada.

¿Cuándo es recomendable aplicar calor?

Pasadas las 72 horas de haberte lesionado, y una vez haya disminuido la inflamación, puedes comenzar a utilizar calor para obtener una más rápida recuperación. En esta instancia, el calor ofrece los siguientes beneficios:

  • Aumenta el flujo sanguíneo, llevando nutrientes y células de «reparación» hacia el tejido dañado, lo cual acelera el proceso de cicatrización
  • Aumenta su elasticidad y plasticidad muscular.
  • Disminuye la rigidez articular luego de los primeros días de inflamación y aplicación de frío.
  • Disminuye el dolor.

¿En qué lesiones es mejor utilizar calor?

Recuerda que para aplicar calor cuando exista dolor es necesario que la inflamación (edema) haya disminuido y al menos transcurridas 72 horas de la lesión.

  1. Traumatismos.
  2. Contracturas musculares(cervical, lumbar,etc)
  3. Rigidez articular (artrosis).
  4. Como calentamiento antes de entrenar.
  5. Tendinopatías crónicas.
  6. «Agujetas».
  7. Calambres o espasmos musculares.

¿Cómo aplicar el calor en una lesión?

  • 10min cada 2 horas. Debes tener precaución ya que aplicar calor en exceso no solo puede generar más inflamación al aumentar el flujo sanguíneo sino también una quemadura a nivel de la piel.
  • Si has utilizados cremas, sprays o parches de calor en la zona afectada NO debes colocar calor encima por los motivos explicados en el punto anterior.
  • Luego de aplicarlo es útil realizar un estiramiento de la musculatura de la zona.

Calor superficial y profundo.

Para aplicar calor a nivel superficial puedes utilizar compresas, almohadillas calientes, hotpacks, diatermia, infrarrojo, etc. Para el nivel profundo se necesita contactar con un fisioterapeuta ya que son técnicas específicas como ultrasonidos, radiofrecuencia, electroterapia, etc.

¿Contraindicaciones de terapias con calor?

  • Traumatismo recientes (<72 horas).
  • Persistencia de inflamación.
  • Hemorragias.
  • Heridas abiertas e infecciones.
  • Sensibilidad de la piel aumentada.

Conclusión

Para concluir, podríamos afirmar que ambas terapias son efectivas y la aplicación de frio o calor en una lesión dependerá del tipo y tiempo transcurrido desde la misma.

A modo de resumen te dejo la siguiente tabla.

frío o calor en una lesión

Si deseas conocer más acerca de cómo prevenir lesiones te invito a que leas esta nota.

Comparte si te ha gustado
frío o calor en una lesión